Debemos emular a Guatemala

El país de Guatemala hace apenas unos días celebró sus elecciones presidenciales (25 de octubre) en las cuales el pueblo guatemalteco participó de manera enérgica, voluntaria y masiva en las urnas logrando una participación de un 73%, cifre récord nunca antes vista en el país.

La juventud fue la gran protagonista, la unidad del sector juvenil movilizó todo el país; Primero: Para lograr la destitución de su vicepresidenta y posteriormente la del presidente, fruto de acusaciones de corrupción aduanales (caso la linea). Segundo: Para enviar un mensaje claro a la clase política Guatemalteca de que no toleraran más corrupción, impunidad y abusos al pueblo.
Es envidiable como el pueblo guatemalteco luego de sufrir una crisis política tan grave, pudo resolver sus problemas de manera democrática y sin derramar una sola gota de sangre, ni disparar un tiro. Sus instituciones se mantuvieron firmes y gracias a su fortaleza no se generaron acontecimientos lamentables.
El día de las elecciones, el pueblo participó de manera masiva, aquellos que estábamos allí viviendo esa experiencia (calidad de Observadores Internacionales) no podíamos creer lo que veíamos; familias completas participando, felices y contentos; en los centros de votación bailaban, cantaban, jugaban, vendían refrescos, comidas, nadie acosaba a nadie para comprar su conciencia o pretendiendo cambiar su simpatía, no existían activistas dentro ni fuera de los centros de votación, la alegría fue la gran protagonista de esta fiesta democrática.
Solo pensaba en mi bello país la República Dominicana, en donde las elecciones no generan alegría, donde nuestra juventud no quiere participar, todos salen de la ciudad a disfrutar;nadie celebra con alegría la oportunidad de evaluar una gestión o dar oportunidad a otra opción.
Debemos emular a Guatemala, un país que toco fondo y cautivo la atención del mundo, fruto del escándolo de corrupción que culmino con al destitución y posterior encarcelamiento de su vicepresidenta y presidente. Y sin embargo el pueblo guatemalteco enérgico y alegre acudió a las urnas con mas animo que nunca para elegir un nuevo gobierno.
La gran moraleja es ´´La unión hace la fuerza´´ nunca es tarde si se desea cambiar, una juventud unida puede generar los cambios que necesita nuestro país, podemos castigar a todos aquellos que se han endiosado en el poder, a los corruptos;debemos emular a Guatemala paras de la critica a la acción.
Esa es la grandeza de la democracia, que cada cierto tiempo (4 años) podemos valorar la gestión de aquellos llamados a gobernarnos.
Emulemos a Guatemala, nosotros queremos un mejor país, trabajemos juntos para lograrlo!

Comentarios

comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

La Verdad al Instante!