China, tierra de oportunidades para Latinoamercia

Mucho ha llovido desde que China y América Latina iniciaron sus intercambios comerciales a través de la “Ruta de la seda”. Desde el año 1560 a la fecha, diversos acontecimientos han ido moldeando a estas dos regiones del mundo, regiones tan distantes entre sí, pero que comparten las mismas necesidades y anhelos.

La República Popular China desde su fundación, en el año 1949, ha mostrado su interés por estrechar los lazos de amistad con otros pueblos. Basta con ver como en el año de 1954 se crea la Asociación de Amistad del Pueblo Chino con los Países Extranjeros y más tarde, en el año de 1960, se establece la Asociación de Amistad entre China y América Latina. En el caso latinoamericano dos acontecimientos imposibilitan que las relaciones con China fluyan de manera natural; en primer lugar, la intervención y presión ejercida por los Estados Unidos de América en las decisiones de nuestros pueblos; y en segundo lugar, la “Diplomacia” efectuada por Taiwán con algunos pueblos de la región.

El mundo de hoy es otro. Los cambios constantes que se presentan en el panorama político, económico, tecnológico, social, cultural, entre otros, obligan cada vez más a los pueblos a tomar sus propias decisiones, las cuales deben adoptarse de manera independiente y sin intervención de nadie. Esas decisiones deben tener como único fin el satisfacer las necesidades de sus nacionales.

Dentro de esos cambios uno ocupa el primer lugar y consiste en el resurgimiento de China como potencia mundial. Hoy la República Popular China es un actor clave en el nuevo orden político y económico que vive el mundo moderno, llegando a ser considerado por algunos experto como un “país indispensable” en este nuevo ciclo que vive la humanidad.

Para América Latina, China se ha convertido en un importante socio comercial y financiero. En el caso de la República Dominicana, la República Popular China se ha convertido en nuestro principal socio comercial en el continente asiático. Para el año 2014 las importaciones provenientes de China representaban el 64% de las importaciones dominicanas recibidas de Asia. Igual porcentaje se presenta en el caso de las exportaciones dominicanas hacia el continente asiático, donde el 64% de las mismas fue enviado a tierras chinas.

Desde el año 2014 la República Dominicana se ha convertido en el principal socio comercial de la República Popular China en toda la región del Caribe, produciendo el comercio bilateral beneficios superiores a los US$1,546.10 Millones de Dólares.

China representa para la República Dominicana un espacio donde sectores como el textil, agrícola o minero, por solo mencionar algunos, pueden desarrollarse, ya sea para aumentar las exportaciones (telas, frutas o vegetales) o para captar inversión a través de concesiones mineras.

La realidad de hoy no permite que la República Dominicana siga dando largas al establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China. Se hace necesario que se tomen las medidas que se tengan que tomar a los fines de reconocerle a la República Popular China el derecho que la comunidad internacional le ha reconocido desde hace años, de ser el único representante legal de China ante el mundo.

Los pueblos de América Latina tenemos mucho que aportar y aprender de China, solo es cuestión de identificar esos sectores y en consecuencia, planificar la estrategia a seguir a los fines de que ambas regiones obtengan la mayor ventaja posible de esta relación.

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán

Comentarios

comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

La Verdad al Instante!